clima

Linea Directa 27/Dic/2017

Genoveva Castro Manzanilla
Correo: genovevacastrom17@gmail.com
- Aa +

A dos días de cerrar el presente calendario del 2017, en pleno Siglo XXI se van consolidando las opiniones en el tema político para que en el contexto de analistas especializados poner en la marquesina la mejor actuación o la mayor intención de cumplir con las responsabilidades conferidas. Los actores son numerosos de las nóminas oficiales; sin embargo, en el ánimo de la ciudadanía hay un ambiente aún por sellar liderazgos completos, según detallan desde la Ciudad de México nuestros enlaces reunidos de nuevo cerca de las oficinas centrales de Bucareli.
Llama la atención el que una vez más coincidan, sin ser de las mismas preferencias partidistas, en esbozar el nombre de Rolando Rodrigo Zapata Bello, titular del Poder Ejecutivo de Yucatán a quien, desde sus perspectivas nominan como el político más completo en la zona local. Dicen que a pesar de los tiempos en que la movilidad se va reforzando en los vaivenes de quienes podrían heredar su silla en palacio de gobierno, ello no hace que bajen sus numerales alcanzados a lo largo del presente año.
De manera permanente, sus logros y trabajo cotidiano son ampliamente difundido. Vaya, está presente esa labor y entrega para los yucatecos. Su estilo que en esa carrera ya cercana a los seis años dejará innovaciones, coordinación y estela en su interior de los ofrecimientos públicos y privados; tanto para el ejercicio de gobernar, como el cumplir con los ofrecimientos personales. Ese examen es personal, el calificativo general es el que conlleva la línea directa del bienestar, así como la inclusión con grupo de trabajo de varios sectores.
Dicen los analistas convocados en la Ciudad de México que en todo aspecto imparcial, fuera de esos apasionamientos y dulzura de palabras para agradar, en lo objetivo, Zapata Bello logró imponer sus objetivos y que, como se ha externado en su momento, tiene un futuro interesante a pesar de haber dicho recientemente que se quedará a trabajar hasta el último día de su mandato constitucional para el que fue electo, lo que se reflejaría en que no renunciaría para, al menos en ese tiempo, ir por otra encomienda partidista o de la máxima Superioridad. Seguramente, ya se tendrá su inclusión en la faceta de tiempo y forma, no hay duda de ello, reiteraron, casi a coro los presentes en el cónclave capitalino de fin de año.
La imagen familiar que constantemente comparte el gobernante yucateco habla de un hombre responsable, firme en sus convicciones familiares, brinda el ejemplo a la ciudadanía y se va en concordia con lo que surte en sus aplicaciones de trabajo en Yucatán. Se termina un ejercicio presupuestal en el que también se deberán ver las inversiones del dinero público en esas obras y servicios conducentes al desarrollo integral de la entidad yucateca. Con el colorido, música el buen ambiente del cierre del 2017, acompaña a un Rolando Rodrigo sólido, dispuesto a llegar a la meta no solo con excelente tiempo, sino en mejores condiciones de calificación, dijo coordinador de noticias de matutino nacional.
La parte, que ejerce con gran precisión en su haber partidista no lo descuida, conoce los alcances de ese buen manejo y acuerdos desde las plataformas nacionales y locales. La perseverancia para seguir en esas alturas del Sistema de Gobierno y Poder Público ya lo conoce, y ya lo conocen. Se da como un hecho que seguirá haciendo sus movimientos con cautela, certeza, bajo la premisa de la continuidad por lo desarrollado, ejecutado y anhelado por el Yucatán de su vida. Funcionario federal con varias décadas laborando en la Ciudad de México y parte de estos enlaces en línea directa aseguró que, pese a posibles criterios encontrados, no deja de ser una realidad lo exitoso que se puede ejemplificar, en esta etapa de crecimiento de don Rolando Rodrigo Zapata Bello; tanto como gobernante destacado, como político aventajado. Bueno, ahí está la conclusión del presente 2017, ya entre brindis y buenos deseos de los radicados en la ciudad capital del país.
Por cierto, los agentes de los palacios pidieron anexar sus comentarios a la reciente reseña a modo para posibles destinos inconfesables sobre la persona de la ex alcaldesa de Mérida y candidata perdedora a la misma posición, Ana Rosa Payán Cervera. Ya que, en supuesto paquete preparado se subraya que la ex panista retorna a la política. Y, en el mismo cuerpo de ese relato se da un circuito por sus participaciones permanentes que van desde dejar al PAN, pasar a abanderar a Convergencia y Partido del Trabajo en supuesta maniobra para bajarle votos a su ex partido político y, por lo que, también presuntamente posteriormente fue premiada en el organigrama que de alguna manera recibía remuneración de las arcas públicas estatales.
Por cierto, aventado analista, se le vio contrario a su supuesta verticalidad, pues en su análisis no observó nada de estas aplicaciones, ni cuando la propia Ana Rosa jugó por Movimiento Ciudadano por la presidencia municipal de Mérida no llegando ni a los 20 mil votos, pero tampoco miró todo un aparato a su servicio que ni las autoridades electorales se dieron cuenta. Acertadamente, hace unos días la política campechana dice que vive buenos momentos en lo económico, pero, le podría entrarle a mencionada propuesta de la mano por el partido que un día y otro también, desde hace aquellos años, manifestó frases no muy agradables.
El circuito de trabajar para Convergencia, Partido del Trabajo, supuestamente alianza con el PRI, PAN, ahora el renovado nombre de Movimiento Ciudadano, no solo demuestran que no hay ningún retorno a la vida político-partidista; sino que ha estado muy, pero muy en activo, y, se subraya de nuevo que al parecer con las barandas que soliciten de sus servicios para una u otra causa. ¿Y los postulados? ¿Y la congruencia doctrinaria? Al parecer hay choques con sus supuestos principios que en varios años enarboló con el Partido Acción Nacional. ¿Qué manos, podrían, ahora, estar tratando de rentar esta carta para el 2018? Lo además interesante, es que, en este caso, por los intereses marcados, no existe lo más mínimo de parecido a eso que los juzgadores llaman chapulineo. ¿Qué mano mece la cuna? Se cuestionó redactor de noticiero nacional.
Otro caso, pero a nivel nacional es la ya caricaturesca imagen del ex presidente mexicano, Vicente Fox, quien desde luego posee las libertades plenas de participar y expresar en temas que así considere; solo que en las antenas políticas no guarda las formas de sus cambiantes preferencias. Se reitera, dicen los agentes de los palacios, hay libertad, ir del PAN al PRI, y del PRI al PAN. Nada más que no vira a ver atrás en el desencanto de lo que le quedaba de credibilidad ante esos millones de mexicanos que creyeron que en realidad era un válido agente de cambio.
Nada ilegal, se sostiene, sino que esas actuaciones no abonan al progreso de la caída democracia participativa de México. Pudo abonar, incluso a cierta tendencia con un perfil más congruente, no con esas hojas de entreguismo que aumenta las mentadas versiones de esos acuerdos de dar y recibir; acordar y actuar; dividir y ganar. Opinan desde céntrico restaurante en Mérida, los puntuales agentes de los palacios que esa figura en activo ha dejado también la esencia panista que con estos ejemplos parecen decir que son nada más para los documentos.
Otra razón podría ser esas manifestaciones de compartir el poder público sin contratiempos. Y no se buscan enfrentamientos inútiles, de ninguna manera, sino que desde sus centros doctrinarios los conserven y propongan en consecuencia mejoras para nuestro México; no bajo la primicia de bajarse las manos y ser simples ecos de propuestas de quienes poseen, ahora, las riendas del poder. La dignidad va con la verticalidad, clase y conocimiento para aportar, se vale; pero quien ya fue presidente de México, no le es traje a su medida esos desfiguros. Pendientes, que vienen movimientos de gran impacto en lo local, pero también en lo nacional. Éxito en el vecino y anhelado, por fin 18.



 

Versión Impresa

-116