clima

Tarde magistral de Morante y “El Juli” 18/Ago/2017 Toros

- Aa +
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24961
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24962
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24963
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24964
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24965
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24966
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24967
  • Tarde magistral de Morante y “El Juli”-24968

Tras lo vivido este sábado con una cumbre actuación de “Zotoluco” y Enrique Ponce, el listón estaba muy alto para la corrida que enmarcaba el 71 aniversario de la Plaza México, sin embargo, terminó por imponerse el arte de Morante y la maestría, clase y poder de Julián López “El Juli”, que han cortado dos orejas por coleta en una tarde donde confirmó su alternativa el mexicano Luis David Adame, que con su primero dejó destellos del buen toreo que posee.

La tarde de aniversario estuvo marcada por diversos matices, desde el ambiente previo hasta la buena y positiva respuesta que se tuvo en los tendidos, así como el paseíllo que tras romper dio paso a un momento emotivo y de identidad como nación y aficionados, pues por vez primera se interpretó durante una corrida de toros en esta plaza el Himno Nacional.

La tarde abrió con la actuación de Luis David Adame que toreó con suavidad por verónicas a “Cantabro”, de 476 kilos, y con elegantes chicuelinas andantes lo llevó a la cabalgadura del picador Mauro Prado, que dejó una buena vara. Vibrante quite por zapopinas del torero hidrocálido que así dejó en claro la determinación con la que llegó.

Una significativa ceremonia de confirmación se ofició de manos de Morante de la Puebla y ante el testimonio de Julián López; el brindis de su confirmación dedicado a su hermano, el también matador de toros, Joselito Adame, para iniciar en el centro del redondel su faena con pases cambiados por la espalda y después una serie por calidad instrumentada con la mano diestra.

Luis David ha toreado con reposo y suavidad, ante un toro noble del hierro de Teófilo Gómez; un cambio de mano portentoso y tres naturales con amplio sentido estético, regresó a la senda derechista y ligó una serie más ante un toro que ya comenzaba a acortar embestidas. Se adueñó de la escena y volvió a profundizar sentidos trazos llevando la muleta con la mano muy baja. Pinchazo hondo y un golpe de descabello para pasaportar al astado que abrió plaza; salida al tercio.

Morante, que había tenido pocas opciones con el primero de su lote, plagó de calidad su segundo trasteo con “Muchacho”, de 552 kilos, con el que buscó el lucimiento con el capote, dejando buenas verónicas y destacando con nota por las chicuelinas que instrumentó. Pases por alto con mucho empaque y reposo y de ahí destapó una vez más el frasco de las esencias, toreando a placer por la diestra, con temple, suavidad y con naturales, reposo absoluto; una vez más el toreo de Morante cautivó y enamoró a un público cautivo que valora su arte y plasticidad.

El toreo de Morante es así, despacio y sin aspavientos o florituras exageradas, sabe esperar los tiempos y reconocer lo que cada toro le puede ofrecer, pues, en este caso, el de Teófilo Gómez tuvo justa fuerza y poca transmisión, pero la nobleza permitió muletazos de calidad, finos, con sobriedad. La colocación de la espada le permitió cortar dos orejas.

“Don Marcos”, llevó por nombre el segundo del lote de “El Juli”, que se recreó con un quite por cordobinas para después quitar de manera vibrante por zapopinas, únicas con su propia interpretación. Estoico en el ruedo cuajó péndulos, pases por alto firmados de gran manera, trazos a pies juntos, girando sobre su propio eje, de toreo bueno, con mando y señorío, completamente abandonado y pasándose al toro por donde él marcaba, dueño absoluto de una escena que pareciera él mismo iba escribiendo.

Antes, con su primero, “Abuelo”, de 512 kilos, “El Juli” se fundió en un ceñido quite por chicuelinas, para en la muleta estrellarse con un toro descompuesto y sin ritmo al que ha llevado con mucha técnica. El torero madrileño le obligó a embestir, muletazos firmes con la diestra buscando tapar los defectos del toro, sacando el fondo para imponerse en una serie en la que impuso su conocimiento, para después con molinetes y el de pecho vaciar y sin enmendar, tres pases y un cambio de mano y el de pecho. Se inventó una faena que logró plagar de calidad infinita. Pinchazo y estocada caída, para saludar en el tercio y recoger los aplausos que reconocen su grandeza.

Ficha: Decimocuarta corrida de la Temporada Grande en el 71 Aniversario de la Plaza México que registró una gran entrada en los tendidos. Luis David Adame confirmó la alternativa con el toro “Cantabro”. En tarde agradable se lidiaron astados de Teófilo Gómez, correctos de presentación y de juego variado, además un regalo de la ganadería de Fernando de la Mora de poco juego. Morante de la Puebla, silencio y dos orejas. Julián López “El Juli”, salida al tercio y dos orejas, y Luis David Adame, salida al tercio, palmas y silencio en el de regalo. Saludaron en el tercio los banderilleros Cristian Sánchez y Gustavo Campos.

Versión Impresa

-87